martes, agosto 08, 2006

De las Perseidas a la ‘astroliteratura’

Stained-glass window design by Cradle of the Sun Gallery, San Francisco

Divagaciones de verano:


...leí el mes pasado Creación de Gore Vidal, novela histórica protagonizada por el nieto de Zoroastro que con la excusa de relatarnos el transcurrir de su vida entre la corte persa, Griega, India y de Catay nos explica los conceptos básicos de las religiones y filosofías (Buda, Lao-Tze, Confucio, Zoroastro...) de aquellos tiempos; vamos...que es un coctel-pupurri histórico-ideológico pero que se hace muy ameno de leer pese a su extensión.

De ahí pasé a re-interesarme por los babilonios, sus zigurats y su ciencia astronómica..lo cual me recordó que por esta época del año aparecen ante nosotros las Lágrimas de San Lorenzo, unas estrellas fugaces (en realidad son meteoros) que son las vedettes de los fenómenos astronómicos de verano. La lluvia de Las Perseidas alcanzan su mayor intensidad alrededor del 12 - 13 de agosto, el responsable del fenómeno es el cometa denominado Swift – Tuttle.

Las Perseidas en Wikipedia


A raiz de esto me puse a curiosear por internet, quería poner aquí alguna poesía o texto que me gustara y tuviera algo que ver con la astronomía... y me encontré con éste documento:

Astronomía y poesía
-Unos breves apuntes sobre la presencia de la astronomía en la poesía
-

de David Jou, un sitgetà de pro, que me pareció muy interesante.

De ahí he sacado el siguiente párrafo de la Prosa del observatorio, en el que Julio Cortázar habla del observatorio de Jaipur, en Delhi, construido por el sultán Singh antes de los telescopios y donde se abre a la fascinación del observatorio como lugar de comunicación con el infinito del cielo nocturno:



Las máquinas de mármol, un helado erotismo en la noche de Jaipur, coagulación de luz en el recinto que guardan los hombres de Jai Singh, mercurio de rampas y hélices, grumos de luna entre tensores y placas de bronce; pero el hombre ahí, el inversor, el que da vuelta las suertes, el volatinero de la realidad: contra lo petrificado de una matemática ancestral, contra los husos de la altura destilando sus hebras para una inteligencia cómplice, telaraña de telarañas, un sultán herido de diferencia yergue su voluntad enamorada, desafía un cielo que una vez más propone las cartas transmisibles, entabla una lenta, interminable cópula con un cielo que exige obediencia y orden y que él violará noche tras noche en cada lecho de piedra, el frío vuelto brasa, la postura canónica desdeñada por caricias que desnudan de otra manera los ritmos de la luz en el mármol, que ciñen esas formas donde se deposita el tiempo de los astros y las alzan a sexo, a pezón y a murmullo. Erotismo de Jai Singh al término de una raza y una historia, rampas de los observatorios donde las vastas curvas de senos y de muslos ceden sus derroteros de delicia a una mirada que posee por transgresión y reto y que salta a lo innominable desde sus catapultas de tembloroso silencio mineral...

...Jai Singh asciende los peldaños de mármol y hace frente al huracán de los astros; algo más fuerte que sus lanceros y más sutil que sus eunucos lo urge en lo hondo de la noche a interrogar el cielo como quien sume la cara en un hormiguero de metódica rabia: maldito si le importa la respuesta, Jai Singh quiere ser eso que pregunta, Jai Singh sabe que la sed que se sacia con el agua volverá a atormentarlo, Jai Singh sabe que solamente siendo el agua dejará de tener sed.

Julio Cortázar, Prosa del observatorio, 1972



Y ya que David Jou nos ha hecho accesible su texto por internet, qué menos que colocar aquí una poesía astronómica suya:

Evocació de Greenwich

Astrònoms de Greenwich, per al rei i la reina
vosaltres sols éreu ocells del jardí,
amb ulls més oberts i més foc i fal•lera
que no cap ocell, de comprendre la nit.
No sé si hi pensaven: potser algun capvespre
miraven la llum que en alguna finestra
de l’observatori trencava tenebres
i deien: "què deuen estar descobrint?".
I no ho comprenien. Seguien la festa
del viure dels reis, oblidant de seguit.
quedàveu vosaltres, els ulls, i l’esquerpa
desperta avidesa dels càlculs: la nit.

David Jou, Mirall de vellut negre, 1981


Texto de David Jou acerca de la poesía


Traducción: Evocación de Greenwich

Astrónomos de Greenwich, para el rey y la reina
vosotros sólo erais pájaros del jardín
con ojos más abiertos y más fuego y debilidad
que ningún pájaro, de comprender la noche.
No sé si pensaban en ello: quizás algún atardecer
miraban la luz que en alguna ventana
del observatorio rompía tinieblas
y decían: “¿qué deben estar descubriendo?”.
Y no lo comprendían. Seguían la fiesta
del vivir de los reyes, olvidando en seguida.
Quedabais vosotros, los ojos, y la arisca
despierta avidez de los cálculos: la noche.



Dedica una estrella.Si quieres ver mi estrella fugaz: su código es el 238552
Enlaces:
Avisos semanales para mirar las estrellas
Bibliografía astronomía
Regala una estrella
Astro-Mía
Julio Cortázar
David Jou


ir al inicio del weblog

No hay comentarios: